Descubriendo las Ventanas de Actividad

¿Qué hace picar a los peces?

La pesca de peces de trofeo es diametralmente opuesta a la de competición. Si se conoce la localización de las piezas grandes, hay que esperar a que se produzca una migración a las zonas de alimentación que los haga capturables. “¿Qué induce la actividad de los peces?“, es la pregunta que invade al pescador en relación a la metereología, luminosidad, época del año, fase lunar, etc.

Con tantos condicionantes, podría pensarse que no existen reglas. Pero hay una guía básica que conviene tener presente. Cualquier cambio brusco en una de estas variables, puede conducir a los peces a alimentarse, reaccionar agresivamente ante los señuelos, o justo todo lo contrario:

Climatología.- un descenso en la presión atmosférica, indicando que se aproxima una tormenta o un frente de mal tiempo, a veces induce a los peces a comer. El efecto opuesto sucede cuando el tiempo revuelto pasa y la presión asciende. En general un tiempo estable continuado, puede también conducir a buena pesca. Además, pesca siempre las zonas movidas por el viento, no las zonas protegidas.

Nivel de agua.- los bruscos descensos en la cota de agua afectan a los peces. Cuando el agua desciende, los peces permanecen pegados al fondo o suspendidos y en general se desplazan hacia aguas profundas. Cuando el agua sube, existe mayor cantidad de coberturas disponibles, lo que empuja a los peces hacia la orilla. Lógicamente, tales variaciones afectan más a los predadores que cazan en aguas someras.

Fase lunar.- aunque las revistas de pesca publican periódicamente sus tablas de fases solunares, para la pesca en ríos y embalses, prefiero no prestarles demasiada atención. Lo que en ocasiones parece cumplirse es que los días anteriores a la luna nueva y llena, parecen tener un especial magnetismo con la captura de peces de trofeo, pero ¿quién sabe con certeza cuando un bass o un lucio gigante va a morder el engaño?.

Luminosidad.- en general los días nublados dificultan a los predadores detectar en engaño, facilitando la labor del pescador. Sol más viento o una jornada oscura con las aguas calmas, pueden representar buena pesca. El amanecer y el atardecer, siempre ofrecen buenas oportunidades de caza a los predadores.

Claridad del agua.- las mayores complicaciones a a la hora de capturar peces aparecen en condiciones extremas de aguas turbias o ultra-transparentes. Agua color chocolate y fría, puede complicar mucho las cosas, especialmente si el cambio se produjo de forma repentina. En general las aguas algo tomadas son apropiadas para que los predadores se muevan en aguas no muy hondas y beneficiosas para la pesca.

La clave es que ese pequeño porcentaje de tiempo que pasas en las zonas que contienen peces de talla, lo hagas durante los periodos de actividad. ¡Eso es más fácil de enunciar que de poner en práctica!. El reloj corre rápido durante una jornada de pesca. La observación, experiencia y el tiempo en el agua ayudan a aprender a detectar cualquier cambio de rumbo en las condiciones que pueda ayudar a capturar ese gran ejemplar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s