Siluros: gigantes del río Ebro

Tras un tiempo desconectado de la pesca con artificial del Silurus glanis, llegó el momento de salir de mi “zona de comfort” y regresar al Ebro, el río de los peces monstruosos. En las aguas con corriente, llenas de rápidos, saltos y remolinos, los ‘wels catfish’ se comportan como letales predadores, ocupando los mejores cazaderos durante sus horas de actividad. Allí, los periodos de alimentación están bien definidos.

releasing-big-catfish

Pero una cosa es conseguir la picada de un leviatán a un artificial y otra bien distinta lograr capturarlo. Estos peces de aguas movidas son extremadamente fuertes, lo que unido a su inagotable combustible, los convierte en locomotoras diesel al otro extremo de la línea. A veces se apoyan en las zonas de mayor corriente para imprimir máxima tensión; en otras ocasiones aprovechan su ilimitada potencia para jugar con el pescador, remolcándolo cientos de metros río arriba.

Cuando hay crecida, estas caudalosas aguas no son ninguna broma y los riesgos son considerables (chaleco salvavidas y tenazas de corte resultan obligatorios) para el pescador inexperimentado. Piensa en un paraje atestado de árboles y matorral sumergido, algas, carrizos, etc que el gran ‘waller’ aprovechará para enredar la línea, dirigiéndose indefectiblemente hacia cualquier obstáculo sumergido nada más morder el cebo.

giant-wels-catfish

En esta pesca sin concesiones, de acción extrema, los equipos trabajan a límite. Emplear un multifilamento trenzado de grosor o resistencia escasos (mínimo 120 lbs), una caña de potencia o acción equivocada (no parabólica e inferior a las 8-12 oz) o un carrete con freno de combate ineficiente, significa buscarse problemas con estos enormes peces gato dopados con anabolizantes.

En las aguas quietas del embalse, existen menos complicaciones y como los siluros ‘no van al gimnasio’, ¡es posible atrapar un trofeo con equipos más ligeros!. Después de varias capturas de siluros XXL, acabarás molido, con los músculos de la espalda y brazos doloridos, lleno de barro y baba… pero repleto de recuerdos y soñando con regresar a dar cuenta de estos implacables verdugos de las aguas chocolateadas…

Agradecimientos: a Rubén Calavia

Anotaciones relacionadas: Siluros: los monstruos del Ebro

Un comentario en “Siluros: gigantes del río Ebro

  1. Sensei una vez mas, chapó. Tanto por la cronica, como por los concejos que en ella aparece, como por la pesca que te marcaste.
    Un abrazo.
    J.E. Bonilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s