Siluros: gigantes del río Ebro

Tras un tiempo desconectado de la pesca con artificial del Silurus glanis, llegó el momento de salir de mi “zona de comfort” y regresar al Ebro, el río de los peces monstruosos. En las aguas con corriente, llenas de rápidos, saltos y remolinos, los ‘wels catfish’ se comportan como letales predadores, ocupando los mejores cazaderos durante sus horas de actividad. Allí, los periodos de alimentación están bien definidos.

releasing-big-catfish

Pero una cosa es conseguir la picada de un leviatán a un artificial y otra bien distinta lograr capturarlo. Estos peces de aguas movidas son extremadamente fuertes, lo que unido a su inagotable combustible, los convierte en locomotoras diesel al otro extremo de la línea. A veces se apoyan en las zonas de mayor corriente para imprimir máxima tensión; en otras ocasiones aprovechan su ilimitada potencia para jugar con el pescador, remolcándolo cientos de metros río arriba.

Cuando hay crecida, estas caudalosas aguas no son ninguna broma y los riesgos son considerables (chaleco salvavidas y tenazas de corte resultan obligatorios) para el pescador inexperimentado. Piensa en un paraje atestado de árboles y matorral sumergido, algas, carrizos, etc que el gran ‘waller’ aprovechará para enredar la línea, dirigiéndose indefectiblemente hacia cualquier obstáculo sumergido nada más morder el cebo.

giant-wels-catfish

En esta pesca sin concesiones, de acción extrema, los equipos trabajan a límite. Emplear un multifilamento trenzado de grosor o resistencia escasos (mínimo 120 lbs), una caña de potencia o acción equivocada (no parabólica e inferior a las 8-12 oz) o un carrete con freno de combate ineficiente, significa buscarse problemas con estos enormes peces gato dopados con anabolizantes.

En las aguas quietas del embalse, existen menos complicaciones y como los siluros ‘no van al gimnasio’, ¡es posible atrapar un trofeo con equipos más ligeros!. Después de varias capturas de siluros XXL, acabarás molido, con los músculos de la espalda y brazos doloridos, lleno de barro y baba… pero repleto de recuerdos y soñando con regresar a dar cuenta de estos implacables verdugos de las aguas chocolateadas…

Agradecimientos: a Rubén Calavia

Anotaciones relacionadas: Siluros: los monstruos del Ebro

Peces Gato Gigantes del Amazonas

La densa e inexpugnable selva amazónica alberga algunas de las especes más fascinantes para el pescador deportivo: de las 2800 diferentes especies que pueden encontrarse, unas 1200 aproximadamente son peces gato. Algunas de ellas, resultan más sobresalientes por su tamaño…

Piraiba.- El goliat del Amazonas (Brachyplaystoma filamentosum) gruñe. Esta variedad de peces gato puede sobrepasar las 450 lbs de peso y 3 m de largo, aunque los ejemplares jóvene ssuelen rondar las 100 lbs de peso. A pesar de su tamaño son peces esbeltos y muy atléticos a los que gusta estar en zonas de fuertes corrientes con pozas profundas. Su enorme boca puede engullir serpientes, monos, peces, pájaros… incluso otras piraibas menores. Ver Larry Dahlberg captura una Piraiba de 400 Lbs.

Jau.- Este duro adversario (Zungaro zungaro), es menos ágil que la piraiba y con hábitos bentónicos, el Jau es otro de los monstruos amazónicos. Con su librea generalmente oscura y aspecto fornido, pueden superar las 105 lbs de peso y su poder al otro lado de la línea es brutal.

Pirarara.- Phractocephalus hemioliopterus (Redtail catfish) otro poderoso combatiente de gran tamaño, que puede vivir tanto en aguas negras (ácidas), como alcalinas. Su coloración lo hace inconfundible.

Surubí Barrado.- (Psuedoplatystoma tigrinum) su espectacular librea (gris plata con vientre blanco y marcas negras) lo convierte en uno de los más bonitos. Esta especie puede alcanzar hasta 1 m y 100 lbs de peso. Existen otros 8 surubíes, algunos de may0r tamaño…

Otros peces gato de tamaño medio, con interés para el pescador son la Jundia (Leiarius marmoratus), Barba-Chata (Pinirampus pirinampu) y Dourado (Brachyplatystoma rousseauxii).

Anotaciones Relacionadas:

 

El Libro de los Siluros Gigantes

The Complete Book of the Giant Catfish

John Langridge es el autor de uno de los escasos libros que hay dedicados a los misteriosos siluros gigantes (Silurus glanis o Wels catfish). En las doscientas páginas de  “La Historia de los Siluros Gigantes y Cómo Capturarlos” (2009), el autor repasa todos los aspectos interesantes para la pesca moderna de estos colosos de agua dulce. La obra contempla desde los métodos empleados para su desde su pesca en Europa e introducción en algunos países como España, epicentro mundial -junto al río Po– de la pesca del siluro. También trata los records de siluro e historias de peces gigantes capturados en Rusia y Ucrania, incluyendo anécdotas de supuestos ataques a humanos.

En España, este pescador inglés ha aparecido en varios documentales de televisión sobre viajes de aventura y pesca, subido a su bicicleta. En su película “tres ingleses y un destino’ aparece luchando contra los combativos enormes siluros monstruo del río Ebro, en Aragón. Se trata de un pescador todoterreno, que ha pescado alrededor de todo el mundo diferentes especies de peces y cuyo próximo destino se ubica en Kazajistán.

Otras obras de John LangridgeLizarralde (2003 en castellano y 2005 en inglés), Aphrodite’s Carp (2006) y Diario de un pescador (April 2007).

Anotaciones Relacionadas:

Entrevista a John Langidge

Catfish DVD’s, Books & Video’s

Catfish Conservation Group CCG

Grupo Siluro Italia

Siluros Récord

La Talla Máxima del Wels Catfish

La forma de vida del siluro es tan sombría como el entorno fangoso y oscuro que frecuenta. Gran parte de las costumbres del Silurus glanis, uno de los depredadores acuáticos mas poderosos y enormes de toda Europa, son aún desconocidas. El mito rodea a la bestia de insaciables fauces de cuerpo baboso, con increíbles historias mezcla de realidad y ficción.  Igualmente, existe notable confusión en lo concerniente a cuánto puede crecer un siluro.

siluro-2Rio Po, Italia siluro-3Rio Volga, Rusia siluro-0Emb. Kairakkum, Tayikistán
Haz 'CLICK' en cada imagen para verla ampliada

A lo largo de los años se ha escrito cosas increíbles sobre el waller, exponiendo datos que no se sostendrían ante un análisis con un mínimo de rigor científico. Un ejemplar de casi 400 Kg de peso y unos 5 m de longitud del rio Dnieper, u otro de alrededor de 250 Kg para glanos de 3 m en el río Danubio, forman parte de la leyenda de estas enigmáticas criaturas. Entre 3 m de longitud y 150 Kg de peso podría situarse la barrera de crecimiento de estos leviatanes.

siluro-8Rio Ebro, España siluro-5Emb. Kaptschagai, Kazajistán siluro-7Delta del Danubio, Ucrania
Haz 'CLICK' en cada imagen para verla ampliada

En climas fríos los siluros viven mas años y adquieren mayor longitud. Estos viejos ejemplares suelen poseer un aspecto alargado (ver foto), careciendo del volumen y peso de los glanos que habitan aguas templadas, donde se desarrollan rápidamente (ver foto). La comparativa de fotografias antiguas con capturas recientes cuyos datos son fiables, muestra que muchos de esos pesos  fueron exagerados o falsificados.

El agua caliente hace crecer de forma explosiva a estos monstruos: a 20ºC la digestión del siluro tarda unas 20 horas, en lugar de las 200 horas que precisa con el agua a 5º C para metabolizar la misma cantidad de alimento. El 90% de lo siluros capturados en mustreos invernales tenía el estómago vacío. Los siluros se desarrollan rápido y robustos en el clima benévolo de España (rio Ebro)  –ver foto– e Italia (rio Po) –ver foto-, de donde procede el siluro récord -cuyos datos son creíbles- de  144 Kg de peso para una longitud de 2,78 m.

siluro-4Emb. Pilofito, Grecia siluro-6Rio Bodrog, Eslovaquia siluro-9Rio Rodano, Francia
Haz 'CLICK' en cada imagen para verla ampliada

Aunque con menor frecuencia, también se han pescado siluros gigantes en Kazajistán –ver foto-, Rusia –ver foto-, Ucrania –ver foto-, Bulgaria –ver foto-, Eslovaquia, Rumania –ver foto-, Grecia –ver foto-, Republica Checa –ver foto– y en casi cualquier masa de agua donde estas bestias dispongan de comida suficiente.

Ver más fotos de Siluros Récord

En el Ebro, el enemigo del siluro ha dejado de ser el hambre, Los pellets o bolas de cebos aromaticos que tanto atraen a estos peces están en auge. Estos ladrones codiciosos han aprendido instintivamente a devorar los miles de kilos de pelotas de piensos que se vierten al agua a diario, convirtiéndose en basureros de los fondos del embalse. Con sus largos bigotes a tientas, los omnívoros siluros -desplazados de sus cazaderos habituales- frecuentan los abrevaderos donde se les proporciona comida fácil, olvidando en parte su instintto predador. Una práctica que puede disparar el peso de los monstruos del Ebro y producir una futura plusmarca en aguas de la Península Ibérica. calavera

Anotaciones relacionadas:

Wels World Top 100

Área de Distribución del Siluro

VIDEO Pesca del Siluro en Ribarroja de Ebro (I)

VIDEO Pesca del Siluro en Ribarroja de Ebro (II)

Siluros : Los Monstruos del Ebro

Pesca del Siluro en el Río Ebro

Desde hace años los gigantes del Ebro perturban mi sueño.  Esta bestia enorme y potente o teme a ninguna otra criatura bajo las aguas y cada día obsesiona a mas pescadores en busca de su trofeo. Al parecer, en la primavera de 1974,  el pescador e ictiólogo alemán Roland Lorkowsky atravesó los Pirineos con 32 alevines de Silurus glanis procedentes del Danubio que fueron liberados en la desembocadura del Segre en el embalse de Ribarroja. En 1995, se cree que unos 200 pequeños siluros procedentes del rio Po llegaron al Ebro de manos de Oliver Portrat.

Desde su ilegal introducción, los siluros ibéricos, aclimatados a un ecosistema que proporciona abundante alimento, no han hecho mas que crecer y reproducirse excepcionalmente. Cuarenta años después, el río mas caudaloso de España se ha convertido en el destino número uno, junto con el río Po en Italia, para los que desean medirse con uno de estos colosos. Se cree que el Silurus glanis puede vivir unos 20 o 30 años en aguas templadas, periodo en el que cuando la comida es abundante, pueden sobrepasar los 2,3 m de longitud y los 100 kg de peso.

Entre las zonas mas fructiferas para su pesca se encuentra la cola del embalse de Mequinenza (desde Caspe hasta Escatrón o Sástago), el pantano de Ribarroja (especialmente el área de confluencia entre los rios Cinca y Segre, donde se han capturado los ejemplares mas grandes) y el rio Ebro no muy lejos de su desembocadura en el Delta.

En determinados días de primavera y finales del verano, los siluros abandonan las zonas de aguas profundas realizando frecuentemente furtivas incursiones en las ensenadas de aguas bajas atestadas de carpas para procurarse alimento fácil. Es el momento de intentar su pesca con señuelo artificial, la modalidad mas deportiva de todas las que existen.  Si es cierto que el siluro puede tener ocasionalmente una conducta carroñera, alimentándose de animales muertos, no es menos verdad que a los siluros que no son expuestos de manera continua al absurdo cebado con pellets, les encanta el siniestro juego de la caza por la comida.

wels-catfish-ebro-river

Los siluros crecidos son grandes, potentes, obstinados, pesados y cuentan con un “motor diesel” que les proporciona una duradera fuente de energía. Ello implica que deberás emplear un equipo lo suficientemente robusto para cuendo tengas que enfrentarte con mamá ‘gato’. Aunque no hay que exagerar (caña de al menos 3 oz de potencia, línea de multifilamento trenzado de 40 Kg de resistencia y un carrete de tambor giratorio con un freno de calidad).

CICLO-DEL-SILURO-2

Haz ‘click’ sobre la imagen para verla ampliada.

Si aún no has acumulado toda la experiencia necesaria o desconoces las aguas chocolateadas del Ebro, tal vez necesites contratar un guía. En las poblaciones de Caspe y Mequinenza a buen seguro encontrarás experimentados cazadores de siluros dispuestos a acompañarte en tu aventura. Quien sabe si dentro de unos años, los peces que hoy día impresionan a pescadores de todo el mundo, parecerán insignificantes…

Anotaciones Relacionadas:

Cómo pescar un Siluro Gigante

Video Pesca de Siluro 2

Video Pesca de Siluro 3

Video Jara y Sedal: Gigantes del Ebro