Siluros: gigantes del río Ebro

Tras un tiempo desconectado de la pesca con artificial del Silurus glanis, llegó el momento de salir de mi «zona de comfort» y regresar al Ebro, el río de los peces monstruosos. En las aguas con corriente, llenas de rápidos, saltos y remolinos, los ‘wels catfish’ se comportan como letales predadores, ocupando los mejores cazaderos durante sus horas de actividad. Allí, los periodos de alimentación están bien definidos.

releasing-big-catfish

Pero una cosa es conseguir la picada de un leviatán a un artificial y otra bien distinta lograr capturarlo. Estos peces de aguas movidas son extremadamente fuertes, lo que unido a su inagotable combustible, los convierte en locomotoras diesel al otro extremo de la línea. A veces se apoyan en las zonas de mayor corriente para imprimir máxima tensión; en otras ocasiones aprovechan su ilimitada potencia para jugar con el pescador, remolcándolo cientos de metros río arriba.

Cuando hay crecida, estas caudalosas aguas no son ninguna broma y los riesgos son considerables (chaleco salvavidas y tenazas de corte resultan obligatorios) para el pescador inexperimentado. Piensa en un paraje atestado de árboles y matorral sumergido, algas, carrizos, etc que el gran ‘waller’ aprovechará para enredar la línea, dirigiéndose indefectiblemente hacia cualquier obstáculo sumergido nada más morder el cebo.

giant-wels-catfish

En esta pesca sin concesiones, de acción extrema, los equipos trabajan a límite. Emplear un multifilamento trenzado de grosor o resistencia escasos (mínimo 120 lbs), una caña de potencia o acción equivocada (no parabólica e inferior a las 8-12 oz) o un carrete con freno de combate ineficiente, significa buscarse problemas con estos enormes peces gato dopados con anabolizantes.

En las aguas quietas del embalse, existen menos complicaciones y como los siluros ‘no van al gimnasio’, ¡es posible atrapar un trofeo con equipos más ligeros!. Después de varias capturas de siluros XXL, acabarás molido, con los músculos de la espalda y brazos doloridos, lleno de barro y baba… pero repleto de recuerdos y soñando con regresar a dar cuenta de estos implacables verdugos de las aguas chocolateadas…

Agradecimientos: a Rubén Calavia

Anotaciones relacionadas: Siluros: los monstruos del Ebro

¡Percas Fluviatilis!

La Perca Fluvialitis del Rio Ebro

Una gran variedad de hábitats (ríos, lagos, charcas, embalses, etc) resultan perfectos para la adaptación de la Perca fluviatilis. Esta especie del continente europeo, también presente en Australia, Nueva Zelanza y Sudáfrica, ha llegado a a aguas del río Ebro. Una introducción cuyo objetivo es ser foco de la pesca deportiva. Su cuerpo alto, comprimido lateralmente, con una librea verdosa adornada con seis o siete franjas verticales oscuras, unas aletas rojizas y una potente y espinosa aleta dorsal, la hacen inconfundible. Estos pércidos desovan entre el invierno y la primavera, cuando la temperatura del agua ronda los 12 ºC. Son parientes cercanos a la perca europea: la perca de los Balcanes (Perca schrenkii) presente en Kazajstán, Uzbekistán y Chinra; la perca amarilla (Perca flavescens), en los Estados Unidos y Canadá; la perca dorada (Macquaria ambigua) y la perca plateada (Bidyanus bidyanus), de Australia

En la actualidad, una perca común por encima de 1 Kg de peso es considerada una excelente captura en el Embalse de Mequinenza (Caspe), donde se han capturado ejemplares que duplican ese peso, incluso mayores. En plena expansión, las tallas más abundante hoy día, son las pequeñas percas de entre 15 y 35 cms de longitud y alrededor de 0,5 Kg de peso. Con anterioridad, ya se capturaban especímenes de perca europea en Civan (Caspe II) y mucho antes en el Embalse de Boadella (Gerona) y en el Lago de Banyolas, donde fueron originariamente introducidas. Si bien pueden pescarse durante todo el año, los meses fríos son el momento de hacerse con una pieza de trofeo. Se cree que la Perca fluviatilis puede vivir hasta los 21 años de edad, por lo que los mayores especímenes alcanzan tamaños más elevadas que la media. La talla máxima de este voraz predador pordría situarse en tono a los 55 cms de longitud y los 4,5 Kg de peso.

Estos peces a menudo se desplazan en bancos, lo que posibilita la opción de realizar múltiples capturas. Las percas depredan sobre cangrejos, gambusias, alburnos, escardinos, etc… Así que pueden pescarse de forma activa tanto al lanzado como a la cacea con señuelos que exciten su sentido de la vista, así como la línea lateral sensible a las vibraciones del agua. Entre los artíficiales más típicos para su pesca están: crankbaits (incluído lipless), cucharas (giratorias y ondulantes), spinnerbaits y señuelos de vinilo. A diferencia de otros predadores, cuando las luchadoras percas se muestran agresivas, perseguirán al señuelo, mordiéndolo con rabia sin abandonar, hasta quedar prendidas de unos de los anzuelos…

El Libro de los Siluros Gigantes

The Complete Book of the Giant Catfish

John Langridge es el autor de uno de los escasos libros que hay dedicados a los misteriosos siluros gigantes (Silurus glanis o Wels catfish). En las doscientas páginas de  «La Historia de los Siluros Gigantes y Cómo Capturarlos» (2009), el autor repasa todos los aspectos interesantes para la pesca moderna de estos colosos de agua dulce. La obra contempla desde los métodos empleados para su desde su pesca en Europa e introducción en algunos países como España, epicentro mundial -junto al río Po– de la pesca del siluro. También trata los records de siluro e historias de peces gigantes capturados en Rusia y Ucrania, incluyendo anécdotas de supuestos ataques a humanos.

En España, este pescador inglés ha aparecido en varios documentales de televisión sobre viajes de aventura y pesca, subido a su bicicleta. En su película «tres ingleses y un destino’ aparece luchando contra los combativos enormes siluros monstruo del río Ebro, en Aragón. Se trata de un pescador todoterreno, que ha pescado alrededor de todo el mundo diferentes especies de peces y cuyo próximo destino se ubica en Kazajistán.

Otras obras de John LangridgeLizarralde (2003 en castellano y 2005 en inglés), Aphrodite’s Carp (2006) y Diario de un pescador (April 2007).

Anotaciones Relacionadas:

Entrevista a John Langidge

Catfish DVD’s, Books & Video’s

Catfish Conservation Group CCG

Grupo Siluro Italia

Siluros Récord

La Talla Máxima del Wels Catfish

La forma de vida del siluro es tan sombría como el entorno fangoso y oscuro que frecuenta. Gran parte de las costumbres del Silurus glanis, uno de los depredadores acuáticos mas poderosos y enormes de toda Europa, son aún desconocidas. El mito rodea a la bestia de insaciables fauces de cuerpo baboso, con increíbles historias mezcla de realidad y ficción.  Igualmente, existe notable confusión en lo concerniente a cuánto puede crecer un siluro.

siluro-2Rio Po, Italia siluro-3Rio Volga, Rusia siluro-0Emb. Kairakkum, Tayikistán
Haz 'CLICK' en cada imagen para verla ampliada

A lo largo de los años se ha escrito cosas increíbles sobre el waller, exponiendo datos que no se sostendrían ante un análisis con un mínimo de rigor científico. Un ejemplar de casi 400 Kg de peso y unos 5 m de longitud del rio Dnieper, u otro de alrededor de 250 Kg para glanos de 3 m en el río Danubio, forman parte de la leyenda de estas enigmáticas criaturas. Entre 3 m de longitud y 150 Kg de peso podría situarse la barrera de crecimiento de estos leviatanes.

siluro-8Rio Ebro, España siluro-5Emb. Kaptschagai, Kazajistán siluro-7Delta del Danubio, Ucrania
Haz 'CLICK' en cada imagen para verla ampliada

En climas fríos los siluros viven mas años y adquieren mayor longitud. Estos viejos ejemplares suelen poseer un aspecto alargado (ver foto), careciendo del volumen y peso de los glanos que habitan aguas templadas, donde se desarrollan rápidamente (ver foto). La comparativa de fotografias antiguas con capturas recientes cuyos datos son fiables, muestra que muchos de esos pesos  fueron exagerados o falsificados.

El agua caliente hace crecer de forma explosiva a estos monstruos: a 20ºC la digestión del siluro tarda unas 20 horas, en lugar de las 200 horas que precisa con el agua a 5º C para metabolizar la misma cantidad de alimento. El 90% de lo siluros capturados en mustreos invernales tenía el estómago vacío. Los siluros se desarrollan rápido y robustos en el clima benévolo de España (rio Ebro)  –ver foto– e Italia (rio Po) –ver foto-, de donde procede el siluro récord -cuyos datos son creíbles- de  144 Kg de peso para una longitud de 2,78 m.

siluro-4Emb. Pilofito, Grecia siluro-6Rio Bodrog, Eslovaquia siluro-9Rio Rodano, Francia
Haz 'CLICK' en cada imagen para verla ampliada

Aunque con menor frecuencia, también se han pescado siluros gigantes en Kazajistán –ver foto-, Rusia –ver foto-, Ucrania –ver foto-, Bulgaria –ver foto-, Eslovaquia, Rumania –ver foto-, Grecia –ver foto-, Republica Checa –ver foto– y en casi cualquier masa de agua donde estas bestias dispongan de comida suficiente.

Ver más fotos de Siluros Récord

En el Ebro, el enemigo del siluro ha dejado de ser el hambre, Los pellets o bolas de cebos aromaticos que tanto atraen a estos peces están en auge. Estos ladrones codiciosos han aprendido instintivamente a devorar los miles de kilos de pelotas de piensos que se vierten al agua a diario, convirtiéndose en basureros de los fondos del embalse. Con sus largos bigotes a tientas, los omnívoros siluros -desplazados de sus cazaderos habituales- frecuentan los abrevaderos donde se les proporciona comida fácil, olvidando en parte su instintto predador. Una práctica que puede disparar el peso de los monstruos del Ebro y producir una futura plusmarca en aguas de la Península Ibérica. calavera

Anotaciones relacionadas:

Wels World Top 100

Área de Distribución del Siluro

VIDEO Pesca del Siluro en Ribarroja de Ebro (I)

VIDEO Pesca del Siluro en Ribarroja de Ebro (II)

Peligro : Invasores Acuáticos

Especies Introducidas Dañinas

El Mejillón Cebra

Desde 1988 cuando apareció por primera vez en los Grandes Lagos, el insignificante Mejillón Cebra (Dreissena polymorpha) ha costado varios billones de dólares al gobierno americano. Con el tamaño de un dedo, estos bivalvos exóticos resultan mas dañinos de lo que su aspecto inofensivo hace intuir. Los mejillones cebra no son comestibles y multiplican su número a una velocidad vertiginosa.

Ahora la plaga ha llegado al Ebro, y resultan realmente perjudiciales para poblaciones de moluscos autóctonos, así como para los diferentes alevines de peces, con quienes compiten en su alimentación con por el mismo placton. La cuenca del Júcar también está siendo afectada.

También incrementan el nivel de materia orgánica, afectando a la calidad de las aguas. Su capacidad de pegarse a objetos sólidos les lleva a tapizar todo el lecho fluvial, afectando a todo tipo de construcciones hidráulicas como turbinas, conductos de agua, desagües, motores, provocando un enorme trabajo humano y coste económico.

Debemos ser conscientes del peligro que este molusco supone. Los remedios químicos (baños en soluciones cloradas, pinturas…), humanos o por ondas de radio, resultan muy caros. Los pescadores deben lavar su embarcación con agua caliente a mas de 60º C en los diferentes puntos de desinfección previstos para ello.

El Calamote o Jacinto de Agua

Ahora que se están invirtiendo notables esfuerzos en tratar de demorar la catastrófica colonización, un nuevo peligro acecha el ecosistema: el devastador calamote o jacinto de agua (Eichhornia crassipes). Esta pontederiácea que proviene del Amazonas y ha encontrado en las aguas templadas y ricas en nutrientes del Guadiana las condiciones óptimas para su propagación. El modo en que ha llegado allí es desconocido, tal vez consecuencia de su uso como planta ornamental. Su crecimiento es espectacular, pudiendo doblar su extensión en diez o quince días si las condiciones son positivas, llegando a ocupar casi 100 hectáreas del río y taponando en poco tiempo los cursos fluviales, sistemas de riego, poniendo en peligro su fauna acuática … Este denso tapiz cubre la superficie del agua afectando enormemente a la pesca fluvial.

¿Aún hay más?.

Enlaces:

CHE: Información Sobre el Mejillón Cebra

Campaña Informativa Prevención Mejillón Cebra en Aragón