El Gen Floridanus : El Tamaño Si Importa

Así llegaron los Basses Monstruo a California.

Cuando aquella mañana del 9 de marzo de 1990 Bob Crupi pescó un bass monstruo de 21 Libras y 1 oz en las aguas del Lago Castaic, el mundo de la pesca se tambaleó. En verdad, el universo de los basses gigantes se agita con cada captura sensacional que tiene lugar con epicentro en California. Pero, ¿siempre existieron esos colosos en el Golden State?.

No antes de 1959. La visión de Orville P. Ball, superintendente encargado de los lagos de San Diego, cambiaría radicalmente el rumbo de la pesca de los basses récord. Tras unos controvertidos experimentos, con poca ayuda y menbos entusiasmo por parte del California DFG se decidió implantar la subespecie de bass de boca grande de Florida en las aguas del estado de surferos y culturistas. Desde aquel preciso instante, el mundo de la pesca de súper basses ya nunca sería igual.

zimmerlee_big_bass

En una jornada de pesca, Ray Boone, jugador de baseball de los Tigres de Detroit puso en conocimiento de Mr. Ball el hecho de que los basses en Florida (Micropterus salmoides floridanus) crecían mucho mas que los que habitaban las aguas de San Diego (Micropterus salmoides salmoides). Tras consultar con eminencias como el científico del Instituto Oceanográfico Carl Hubbs, se determinó que los basses de la subespecie de Florida, aunque mas difíciles de capturar que los basses norteños , vivirían mas y crecerían hasta alcanzar tallas muy superiores. Y en definitiva a los pescadores les gustan los peces grandes. Tras un primer intento fallido por culpa de un parásito, los primeros floridanus bebé fueron a parar a la Reserva Otay Superior, una masa de agua sin basses de boca grande norteños, donde los basses poseedores del ‘gen del crecimiento’ podrían desarrolarse y reproducirse sin hibridarse, para ser transplantados desde allí a diferentes masas de agua principios de los 60. Poco conscientes eran entonces de lo que aquello iba a significar…

floridanus

Pocos pescadores habrán oído hablar del Dr. Orville Ball, pero este hombre, como si de un visionario se tratase fue responsable del milagro: ¡ basses que crecen mucho mas y viven mas años !. El experimento resultó todo un éxito y al igual que los naranjos o las vides, los bass de boca grande subespecie de crecimiento rápido = ‘ basses floridanus ‘, agarraron increíblemente bien en aquella fértil tierra de clima benévolo. En solo unos años y sin ayuda de la silicona que haría famosa las voluptuosas formas de las vigilantes de la playa californianas, los basses introducidos se habían convertido en auténticos monstruos, exhibiendo un aspecto nunca antes conocido. En los años 70 comenzaron a registrarse increíbles capturas de especimenes con un aspecto nunca antes visto: peces realmente gordos que doblegaban en peso a ejemplares de similar talla capturados en otros estados sureños como Florida. Pese al incremento de población, la calidad de pesca de bass había dado un paso de gigante en California, naciendo consigo una industria multimillonaria… Esos basses representaban el combustible que incendiaría la locura por los basses gigantes que se extendería en años venideros por cada rincón del planeta. En 1997, Orville Ball pasó a formar parte de la Bass Fishing Hall of Fame.

Hoy día, cuando 22 de los 25 mayores basses de todos los tiempos proceden de aguas de California, los ejemplares de tamaño ‘lunker’ llaman hogar al estado del gobernador Terminator. Aguas donde los basses de 10 libras son comunes y todas las temporadas se capturan basses ‘goliat’ con pesos solo aptos para soñar. Los mismo lugares donde la introducción de la subespecie de lento crecimiento = ‘ basses norteños ‘, había tenido un resultado frustrante, con un récord estatal mediocre.

Desde que el 12 de marzo de 1991 Robert J. Crupi pescara un súper bass de 22 Libras y 1 oz de nuevo en aguas del Lago Castaic, nadie duda de que, tarde o temprano (es solo cuestión de tiempo), el récord del mundo de bass de boca grande será batido en el ‘Estado Dorado’, en la costa suroeste de los Estados Unidos.

Como asegura un dicho californiano: « Size does matter «.

Enlace:

Súper Basses Híbridos F1